logotipo EVA Magazine

CONTÁCTANOS

12 SEÑALES DE QUE NO FUISTE CREADA PARA VIVIR CON ALGUIEN MÁS

¿Necesitas todo el espacio de tu armario? ¿Te gusta solo ver el la TV lo que tu prefieres? Tal vez no estás hecha para vivir con otra persona:

 

  1. No puedes dormir acompañada.

No importa si es tu hermana pequeña o tu novio, es imposible para ti dormir si pasas la noche con alguien que intenta abrazarte o pateándote y sin mencionar sus ronquidos.

 

  1. No te agrada cuando pasas mucho tiempo con alguien más.

A veces necesitas tiempo libre para estar a solas. ¿Eso está tan mal?

  1. No soportas ver platos sucios.

Eres de esas personas que no toleran para nada el desorden por lo que vivir con alguien que no cumpla con tu estricto régimen de limpieza hará que te vuelvas loca en unos pocos días.

  1. Ver la televisión sola es prácticamente tu ejercicio de relajación.

No te gusta que alguien más seleccione qué programa ver y no soportas que alguien hable mientras ves algo que te gusta, definitivamente vivir con alguien más no es para ti.

 

  1. Tu comida nunca desaparece.

Si eres de esas personas que guardan cosas para después y esperan que sigan ahí, vivir sola es para ti. Estar con alguien más siempre es vivir con la incógnita de que tus alimentos favoritos sigan ahí o no.

 

  1. Te gusta tener perfectamente ordenado el armario.

Tienes cajones y sectores para cada cosa. No estás dispuesta a sacrificar ni uno de ellos por la compañía de alguien más.

 

  1. No esperas el baño por nadie.

Ya sea para bañarte o para utilizar el inodoro, no te agrada para nada la idea de esperar a que alguien haga lo que necesita. Si tu necesitas ir, lo haces.

 

  1. Tienes planeado lo que haces al llegar a casa.

La cena, bañarte y dormir. No es necesario nada más ni nadie más que te cambie los planes perfectos que tienes.

 

  1. Tu rutina en la ducha no va a cambiar por el horario de alguien más.

Acondicionador, champú, exfoliante, jabón y muchos más. Todo eso es esencial para empezar tu día y no puedes reducir ni un solo minuto.

 

  1. No disfrutas las mañanas.

De seguro prefieres que nadie te hable antes de las 9 am. Sin duda no puedes soportar a alguien más a esta hora por lo que solo piensas en una ducha, el desayuno y salir al trabajo.

 

  1. No cedes ni compartes.

No te agrada cuando alguien coge algo tuyo sin pedirte permiso o que descubras que alguien más se terminó tu champú.

 

  1. Tu horario se hace de acuerdo a tus necesidades.

Planear tu vida alrededor de los paseos del perro o la comida del gato no se ajusta a tu estilo de vida, si te es imposible cuadrar algo para una mascota, es incluso mucho más difícil para otra persona.

logo compartir logo compartir
NOTICIAS RELACIONADAS
imagen test eva
imagen test eva